ESTA NOCHE NO ESTOY PARA NADIE: Entre la risa y la nostalgia

Noticias en El Día de Córdoba


Esta Noche No Estoy para Nadie, primera obra que el autor de Montilla estrenó en 1997 y que vuelve a retomar transformándola en musical, gracias a la música de Raúl Gama, quien a su vez acompaña con su piano durante la representación, y las letras de Isabel Montero.

El musical nos transporta a 1981. Dos mujeres, madre e hija, vuelven a compartir techo gracias a la reciente aprobación de la ley del divorcio al separase de sus respectivos maridos. La convivencia entre ellas será desastrosa por sus caracteres incompatibles. Esto, unido a ciertos equívocos de índole masculina, ocasiona los múltiples enredos que, acompañados por canciones, propiciarán el desenlace de esta divertida historia.

A diferencia de los musicales que el público acostumbra a identificar, la puesta en escena destaca por su simpleza y austeridad. En ella no existen artificios. No está rodeada del fastuoso despliegue de medios, ni falta que le hace: una escenografía fija y sin cambios, un piano como única orquesta y cuatro actores con oficio, capaces de llenar un escenario sin necesitar una tropa de bailarines y coros que se empujan por caber en él, es más que suficiente. El reparto es brillante. No hay descompensación entre las partes habladas y cantadas, algo que se agradece y demuestra su holgada experiencia. La calidad de las voces de Gisela y David Ordinas eleva las escena con sus intervenciones y Bruno Squarcia convence y entretiene con su personaje. Kiti Mánver esta soberbia. Borda el papel de madre trasto y los momentos musicales que protagoniza son los más hilarantes de la obra.  En definitiva, una hora y media para oxigenarse y reír, cosa que el público hizo mucho y demostró con su aplauso.

Han pasado 15 años desde que se estrenó "Esta Noche no Estoy para Nadie" y Juan Carlos Rubio nació como dramaturgo. Después de abrirse con paso firme en esta profesión, y puede que en forma de merecido auto-homenaje, vuelve a los escenarios con la obra de su bautismo, haciendo un doble guiño a la nostalgia propia y la de una época en la vida de los españoles que hoy se nos antoja extraña, entre lo estrafalario y lo inocente, pero llena de vitalidad y optimismo. Algo que hoy echamos como nunca de menos.


Fuente: elDiadeCórdoba.es

Escribir comentario

Comentarios: 0

COMPARTIR


 CARTELERA                   Click Aquí

SÍGUENOS


Licencia Creative Commons
La página web DAVID ORDINAS FCO está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported.

  Contador de visitas

contador de visitas