Orfeo en Los Infiernos

CulturaClásica.com


Anoche pudimos ver Orfeo en los Infiernos, de Jacques Offenbach en una versión de El Terrat, dirigida por Joan Antoni Rechi.

 

Con Orfeo se plantea el viejo problema que surge siempre a la hora de montar a los clásicos: hacerlo tal como se hizo en vida del autor, con lo que llegamos a la arqueología teatral, que no deja de ser una interpretación, quizás la más fácil, o actualizar la obra, posición que pone bien a las claras que se trata de una versión, de una visión particular, pero con lo cual se le devuelve al texto, y a la música, toda la frescura, crítica o el toque de atención que tuvo en su época.  Tanto el propio Offenbach como Héctor Crémieux y Ludovic Halévy, sus libretistas, querían poner de manifiesto la doble moral de su sociedad, la hipocresía reinante. Para ello se sirven de un mito clásico, al que parodian, pero también de una música popular con sus toques de música clásica. Está claro que de interpretar la música popular de entonces, el espectador de hoy se hubiera quedado sin percibir el matiz irónico de muchas partes de la obra. Por lo tanto se ha recurrido a la música actual. Al refrescar esa música, la obra recupera toda su ironía, los guiños hechos al espectador. Ha sido, por lo tanto, una decisión acertada.  

 

Al acierto de esta versión se debe añadir el de un conjunto de actores y cantantes que están perfectos en todos sus papeles. Actuaciones así lo hacen a uno amar al teatro por encima de todas las cosas. Oímos a una Fanny Marí, en el papel de Eurídice, realmente maravillosa. El conjunto de actores-cantantes está tan bien trabado que resulta difícil, a veces, saber distinguir a unos de otros: no en balde estamos en el mundo de la opereta. Un mundo, no lo olvidemos, desenfadado y crítico, pero que nunca llega a la moralidad, a dar soluciones o a decir cómo se deben hacer las cosas. Es un mundo indulgente con los pecados y los pecadores, y que revisa la mitología clásica para dar una nueva visión de aquello que nos parece tan serio: Orfeo estaba más que harto de Eurídice, y ella lo que deseaba en el fondo era permanecer en los infiernos, no ser rescata por un hombre al que no amaba. Por supuesto Orfeo desciende al Hades empujado por la Opinión pública, interpretada por una Eva Barceló llena de ironía y en ocasiones con un toque de sal gruesa, pero en un perfecto equilibrio, ya que en ningún momento se cae en lo vulgar o chabacano.

 

En la opereta también reside todo el encanto de las viejas revistas de varietés. Así no falta un vestuario brillante, con sus lentejuelas y sus plumas, los trajes llenos de fantasía y de unos colores capaces de despertar a la misma Perséfone. Los decorados están en consonancia: el Infierno tiene todo el aire de un club de alterne con sus luces alegres, sus brillos y sus seducciones. Por él se mueve un John Styx, Boris Ruiz, con una magnífica interpretación, como el resto de sus compañeros: David Ordinas, Orfeo, Jaume Roca, Plutón, Maia Planas, Cupido, Carles Canut, Júpiter y Mingo Ráfols, Juno.

 

Por si todo esto fuera poco, la música era un directo y en vivo. Así que también pudimos disfrutar de la compañía de unos jóvenes músicos a los que no cabe sino felicitar y desear que sigan interpretando. En fin, tuvimos la ocasión, anoche, de disfrutar de una opereta de Offenbach, actualizada y muy bien interpretada, tanto desde el punto de vista del actor como del músico. Un espectáculo altamente recomendable.

 

Fuente: WWW.CulturaClásica.com

Escribir comentario

Comentarios: 0

COMPARTIR


 CARTELERA                   Click Aquí

SÍGUENOS


Licencia Creative Commons
La página web DAVID ORDINAS FCO está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 3.0 Unported.

  Contador de visitas

contador de visitas